Read in English 

En una mañana reciente en Pilsen, Socorro Zapata revolvió arroz y frijoles en una estufa en la cocina de la Iglesia Católica St. Pius. Ella y sus compañeros voluntarios se apresuraron por la pequeña cocina preparando comida caliente que luego serviría a unas 40 personas, principalmente hombres sin hogar.

El olor de tamales, arroz mexicano y una olla de frijoles llenaba en el aire en el sótano de esta iglesia, que también se comparte con la cafetería de la escuela primaria St. Pius.

“Al día siguiente de que llegué la primera persona que conocí fue el párroco de la parroquia”, dijo Zapata, recordando su primera impresión del lugar hace unas tres décadas. En esos tiempos, veía a más o menos 80 personas pasar por el comedor comunitario.

Socorro Zapata, coordinadora del comedor comunitario de St. Pius

Socorro Zapata, coordinadora del comedor comunitario de St. Pius.

Zapata, de 56 años, es nativa de la Ciudad de México, pero ha llamado a Chicago su hogar durante casi 30 años. Ha pasado la mayor parte de ese tiempo sirviendo a la comunidad de Pilsen. Desde 2006, ha administrado tanto la despensa de alimentos como el comedor comunitario en St. Pius, uno de los socios desde hace mucho tiempo del Food Depository que atiende a nuestros vecinos más necesitados. Con la ayuda de unos cuatro voluntarios, Zapata ha logrado seguir sirviendo a las personas durante la pandemia a través de comidas para llevar.

Las comidas calientes, que incluyen arroz, frijoles y comida que ocasionalmente es donada por los restaurantes locales, brindan un pequeño recuerdo de casa para muchos de los hombres latinos que visitan el comedor comunitario.

Roberto Sandoval con comida del comedor comunitario de St. Pius

Roberto Sandoval con comida del comedor comunitario de St. Pius.

“Unos compañeros me trajeron para acá”, dijo Roberto Sandoval, de 53 años, cuando se le preguntó cómo se enteró de las comidas calientes.

Para Sandoval, padre de cinco hijos, las comidas calientes son muy necesarias. Recientemente se mudó a Chicago desde Cincinnati y vive con otros tres hombres, todos buscando trabajo en la construcción. Su situación de vida actual no les permite una cocina.

Sandoval a veces también obtiene sus comidas de los alimentos que se reparte en “La Aguila”, dijo, refiriéndose a una plaza cercana en Pilsen.

En el centro de la Plaza Tenochtitlan hay una estatua conocida como La Aguila que se ha convertido en una marca para muchos inmigrantes en Chicago que buscan trabajo. Cuando el clima lo permite, las compañías locales y las organizaciones sin fines de lucro a veces ofrecen comidas allí para las personas necesitadas.

En 1963, St. Pius se convirtió en la primera iglesia del vecindario en ofrecer misa en español.

St. Pius continúa sirviendo a una gran población de hablantes nativos de español. Aunque Pilsen es un vecindario que se gentrifica rápidamente, aproximadamente un tercio de las personas que viven allí están en riesgo de inseguridad alimentaria, según un análisis de Food Depository.

Ruben Frias, de 60 años, tiene una larga historia familiar de retribución. Su madre, Beatriz Frías, ayudó a administrar una despensa hace unos años. Ahora visita St. Pius para comidas calientes tres veces a la semana.

Recientemente, Frías comenzó a recibir beneficios por discapacidad debido a una lesión en la pierna, dijo, por lo que no ha podido trabajar durante más de un año.

“¡La comida que hacen, la hacen como gourmet!” Dijo Frías, con ojos sonrientes. “¡Eso es lo que hace que sepa bien!”

Ruben Frías después de recoger su comida del dia

Ruben Frías después de recoger su comida del dia.

Cada semana, Mario Alberto Luna, de 74 años, hace un viaje diario de dos horas en transporte público solo para poner su granito de arena. Comenzó a trabajar como voluntario en el comedor comunitario de St. Pius hace poco más de cinco años.

Después de trabajar durante 20 años en una empresa de fabricación local, el ahora jubilado padre de cinco hijos y abuelo, descubrió que el voluntariado para ayudar a la comunidad era su pasión.

“Doña Socorro me trato muy bien”, dijo Luna. “Y los hago amigos”.

Además del apoyo del Food Depository, St. Pius recibe alimentos de los restaurantes locales y otras donaciones de las tiendas de comida. El poderoso equipo de cuatro voluntarios se ha comprometido a administrar el comedor comunitario, en medio de una pandemia. Comparten una cosa en común: creen en proporcionar alimentos y esperanza a los más necesitados.

Este septiembre, Zapata, la coordinadora de St. Pius, viajo a la Ciudad de México para visitar a su familia por primera vez en casi 30 años. Es la menor de 12 hermanos y ha anhelado hacer este viaje durante muchos años para poder volver a ver a sus hermanos y hermanas. Al hablar de ello, se sintió abrumada por la emoción.

“Ya contando los días. ¡Voy por veinte días!”

Después de proporcionar alimento al diario para los más necesitados, Zapata estará de regreso en su tierra natal compartiendo risas e historias del hogar que ha creado en el vecindario Pilsen de Chicago.

Voluntarios del comedor comunitario en St. Pius. De izquierda a derecha Socorro Zapata, Gloria Flores, Andrea Campos y Mario Alberto Luna

Voluntarios del comedor comunitario en St. Pius. De izquierda a derecha Socorro Zapata, Gloria Flores, Andrea Campos y Mario Alberto Luna.